Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

Rutas de senderismo, una perfecta alternativa a la playa

30 de julio de 2013 - 13:11

Jávea es un lugar muy conocido por sus playas y calas de agua cristalina, sin duda, un precioso lugar donde disfrutar de las vacaciones de verano. Pero más allá de las apetecibles playas, en Jávea podemos encontrar muchas más opciones alternativas a la playa para aquellos amantes de la naturaleza. Gracias a los paisajes en los que se mezclan mar y montaña, existen una gran variedad de rutas de senderismo en las que los paisajes se funden entre el mar, la montaña y el cielo, rutas en las que se pueden descubrir la fauna y la flora mediterránea disfrutando de unos parajes sin igual.

La primera ruta que nos encontramos, es la denominada Port Xàbia-Montgó. Este recorrido transcurre en su totalidad por el Parque Natural del Montgó y su inicio tiene lugar en el dique de Levante junto al Club Náutico. A través de una senda ascendente y después de casi una hora, se llega al Mirador del Cap de Sant Antoni, desde donde la vista de la bahía de Jávea es espectacular. Este recorrido es perfecto para gente muy adentrada en el senderismo ya que tiene una duración de 7 horas aproximadamente. Pasando por la Torre de Gerro, se empieza más adelante el ascenso por el majestuoso Montgó a 753 metros sobre el nivel del mar. Sin duda alguna una aventura en la que ir bien preparado es condición indispensable.

La siguiente ruta transcurre por el paraje natural de la Granadella, con un nivel de dificultad medio y unas 4 horas 30 minutos de duración. La ruta se inicia desde el aparcamiento de la Cala de la Granadella, desde una pista de hormigón que encontramos en sentido ascendente. Solo a la media hora de seguir la senda, el caminante puede observar una antigua mina de ocre explotada en el siglo XIX y un balcón desde el que se puede observar l'Illa del Descubridor y la Torre d'Ambolo. Bajando y siguiendo siempre las indicaciones de la senda, se llega al Castillo de la Granadella, una fortificación defensiva del siglo XVIII. Un buen lugar para realizar el primer descanso y disfrutar de las vistas, es el mirador de Llevant, desde el que se divisa la punta de Moraira y el Peñón de Ifach. Pasando por la variante del Gurugú, sendas, caminos ascendentes y barrancos con aromas mediterráneos y vistas inmejorables, se llega al Mirador de la Granadella, desde donde se puede observar una gran perspectiva del parque forestal. Una ruta perfecta para una mañana perfecta.

Bajamos un poco el nivel con la ruta llamada Cala Barraca, de 45 minutos de duración y de dificultad baja. Esta ruta parte desde la Creu del Portitxol, tomando la senda que sale desde la cruz de piedra de tosca. Tomando la senda que lleva hasta la Cala de la Barraca, el recorrido transcurre por un paraje lleno de aladierno, uña de gato, algarrobos y pinos. Tras varios tramos de escalones, se llega a la Cala de la Barraca, que toma el nombre por las antiguas construcciones de pescadores y que tras algunas modificaciones, todavía se conservan. Justo enfrente de la cala, se puede observar la Isla del Portitxol de unos 300 metros de longitud. En este islote se han realizado, entre otros, hallazgos subacuáticos de ánforas romanas que nos demuestran la importancia del enclave comercial de la época.

Nos trasladamos ahora a la ruta del Cap Prim, una ruta de una hora de duración y de dificultad baja. El recorrido de esta ruta es de una belleza singular ya que se puede observar el colorido de los acantilados de tonos grises y amarillos que contrastan con el azul del mar. Como en el recorrido anterior, también partimos desde la Creu del Portitxol, esta vez, tomando la dirección hacia el Cap Prim. A lo largo del recorrido y siempre siguiendo las indicaciones que nos llevan al Cap Prim, nos encontramos en un punto desde donde se pueden divisar las vistas dels Pallers, L'Illa y el Cap Negre. Continuando por el acantilado se llega al Cap Prim, donde hay que parar y no continuar más la senda por motivos de seguridad.

Finalizamos nuestro recorrido en la ruta de la Ermita Santa Llúcia, un recorrido de una hora de duración y de dificultad baja. Esta ermita del siglo XVII y a 163 metros sobre el nivel del mar, está enmarcada en lo que son las ermitas de conquista. La ruta tiene su inicio en la Plaza de la Constitución y dirigiéndonos hacia la Avenida Ángel Domenech, nos encontramos con una cruz de tosca desde donde empieza la subida a la Ermita de Santa Llúcia. Es una ruta fácil, ya que solo hay que seguir la senda en ascenso hasta la Ermita. Una vez arriba, las vistas de Jávea, el Puig de la Llorença, el Montgó y Bérnia, son inmejorables. Es un lugar ideal para descansar, relajarse, disfrutar de las vistas y del contacto con la naturaleza a poca distancia del Casco Antiguo de Jávea.

Aquí finalizan las rutas por montaña de los amantes de la naturaleza, unas rutas, cada una diferente de las demás, que trasmiten tranquilidad y sobre todo, belleza. En las diferentes oficinas de turismo de Jávea, podrás encontrar toda la información necesaria para realizar estas rutas con mapas para que el perderse no sea una opción. Una brillante alternativa a la playa que además podrás realizar durante la gran parte del año gracias al clima del que gozamos en la zona. Si realizas una de las rutas, seguramente no querrás perderte las demás.

Deja un comentario

    27.305
    1.802
    5.753
    487
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.