Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

El Castell de la Granadella: historia, ubicación y rutas

20 de marzo de 2021 - 18:26

El Castell de la Granadella (Castillo de la Granadella en español) es un fortín del siglo XVIII perteneciente al sistema defensivo de las costas del Reino de Valencia. Es Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1996. Aunque es la única estructura defensiva de propiedad pública conservada en el litoral de Xàbia, desgraciadamente se encuentra en mal estado. Aunque siempre se le ha conocido como Castell de la Granadella, en realidad no se trata de un castillo como tal, sino que realmente es una batería de costa, parecida a la de Teulada-Moraira.

Localización

El Castell de Granadella se encuentra en el Morro del Castell, la punta rocosa que cierra por el sur la cala de la Granadella. Esta es la zona más meridional de Jávea. Se puede llegar a pie desde la calle Camino Viejo del Morro del Castell. Aquí tienes el mapa:

Es un paraje de gran valor paisajístico y medioambiental, con altos acantilados calcáreos muy característicos de esta parte de la Marina Alta.

Características

El Castell de la Granadella tenía forma de herradura. Aún pueden verse restos de su estructura, pero deteriorados, dispersos y un poco escondidos entre la vegetación. Está prácticamente desaparecido.

Se cree que fue minado durante la guerra de Napoleón (a principios del siglo XIX), como sucedió en otras fortificaciones de la zona, como el castillo de la Fontana o el castillo de Moraira. Sin embargo, muy cerca de las ruinas de la fortaleza se conserva en buen estado un aljibe de planta rectangular, destinado al almacenamiento de agua para el consumo de la tropa allí destinada.

Los restos que vemos actualmente son de una batería de costa con un frente semicircular. Su altura total debía rondar los 17 metros, aunque ya no se conserva la parte superior. Los planos de la construcción, de 1737, están en el Museo Arqueológico y Etnográfico Soler Blasco de Xàbia. Gracias a ellos sabemos que tenía dos forjados a los que se accedía por una estrecha escalera de caracol (de la que ahora solo se conservan los tres primeros escalones). Los muros eran de unos dos metros de ancho en su parte inferior, y se rebajaban a 1,5 metros en la parte superior. Por fuera, estaban forrados de piedra tosca. El frente de tierra tenía foso, por lo que seguramente disponía de un puente retráctil o de una escala de cuerda enrollable.

En la planta inferior había dos estancias: una utilizada como armario de munición y almacén de alimentos para los guardas. La otra, tenía cinco troneras que permitían controlar la cala y el mar abierto. La plataforma artillera tenía capacidad para dos cañones (Pastor Fluixá, 1988).

Historia

No existen demasiados documentos sobre el Castell de la Granadella, pero sabemos que su origen es musulmán. Era una fortificación de pequeño tamaño, y sobre ella se construyó en 1739 otra fortificación forrada de piedra tosca, que estuvo ocupada por una guarnición de tres hombres y dos cañones de bronce.

Según un estudio del arqueólogo municipal de Jávea, Ximo Bolufer, el testimonio más antiguo que se tiene de actividad humana en el emplazamiento del Castell es un trozo de cerámica encontrado en el aljibe. La pieza, conservada también en el Museu Soler i Blasco, es el pie de una jofaina (jarra o palangana para el aseo personal) barnizada y decorada en verde y manganeso de Paterna. Su decoración representa un motivo heráldico esquemático que la sitúa cronológicamente hacia mediados del siglo XIV.

Hacia el siglo XV hay dos noticias sobre la existencia de una torre en el acantilado de la Granadella:

  • Una, procedente de un documento del Archivo de Dénia, en el que se hace referencia al pago de un hombre para ser destinado a la torre de la Granadella.
  • La otra, es una referencia del cronista Martí de Viciana citada por G.Cruañes en sus Efemérides: “Año 1492, siéndo Marqués de Dénia y Señor de Xàbea D. Diego de Sandoval, se construyó el castillo de la Granadella”.

En las Relaciones Topográficas e Históricas del Reino de Valencia de 1777, se puede leer: “El castillo de la Grandella es moderno, fundado unos 40 años atrás, y por eso no se hallará en otros mapas”. El 17 de septiembre de 1779, se menciona al castell en un episodio de ataque de piratas: un barco argelino atacó a dos barcos catalanes, que tuvieron que refugiarse en la cala de la Granadella. Durante este incidente, según cuenta el historiador Roc Chabás (1886-87), “Los cañones de aquel castillo estaban desmontados y no pudieron ayudar en el combate”.

Como ocurre en el caso de la Batería o Castillo de Moraira, el Castillo de la Granadella nació como consecuencia de la política emprendida para frenar las incursiones corsarias en la costa de Alicante. Como enclave de vigilancia, funcionó hasta la Guerra de la Independencia a principios del siglo XIX.

Hallazgos arqueológicos

La intervención para la recuperación del aljibe sacó a la luz un gran número de materiales. Además de la pieza de cerámica perteneciente a una jofaina que, como hemos dicho, constituye el testimonio más antiguo de actividad humana, allí se encontraron: fragmentos de cántaros, cangilones (recipientes para transportar agua, por ejemplo en una noria), ollas, cacerolas, tapaderas y un conjunto de cerámicas finas barnizadas decoradas en azul y morado, todas salidas de los talleres de Manises y con una cronología de mediados del siglo XVIII. También piezas metálicas de bronce, objetos indeterminados y fragmentos de bisagras y clavos de hierro pertenecientes a la carpintería del edificio (puertas y armarios). Bajo los escombros del castillo, pero en la parte exterior, se encontraron doce balas esféricas de hierro, también una moneda de Carlos III, una medallita de San Francisco de Borja y San Ignacio de Loyola y tres pipas de barro rotas.

Trabajos de recuperación

El Ayuntamiento de Xàbia actuó sobre el Castell de la Granadella entre 2001 y 2005 para convertirlo en referente turístico y parada senderista obligatoria. Se recuperó algo de sus restos, casi desaparecidos por los arbustos y el abandono, pero no fueron unas actuaciones suficientes. También se llevaron a cabo unas campañas de excavación promovidas por el Museu Soler Blasco. Pero estas actuaciones han sido insuficientes.

Rutas para su visita

Llegar a este punto de la naturaleza supone un circuito de unos 3,5 km entre ida y vuelta tomando como punto de partida la misma Cala de la Granadella, aunque la excursión puede alargarse su aprovechamos para realizar el recorrido circular por el Parque Forestal de la Granadella, el cual tiene un par de variantes que te aportan la visita de nuevos entornos y hacen más corta la ruta principal.

Ruta corta: Cala de la Granadella - Castell de la Granadella

Por una parte, tenemos la Ruta Cala de la Granadella - Castell de la Granadella, de 1,6 km (ida) y unos 45 minutos de duración y de dificultad media por la que transcurrimos cerca del mar y tenemos unas impresionantes vistas de los acantilados y el mar. Esta ruta es el PR-CV 354.

Para iniciarla, dejamos el coche en el aparcamiento y caminamos en dirección contrario a la playa para localizar el poste que indica la dirección del Castell de la Granadella. Seguimos por la pista asfaltada con señales blancas y amarillas, que nos guía en los cruces hasta que llegamos al sendero.

Esta ruta cuenta con escalones, alguna barandilla y cadenas de seguridad hasta las ruinas de la torre de la Granadella.

Dentro de este trayecto, se encuentra la opción de la variante de la Teulería para llegar al Castell de la Granadella, siendo el recorrido de 4,8 km y 279 m de desnivel.

Ruta media: Cala - Castell de Granadella – Mirador de Llevant - Cala

Esta ruta, en la que se toma la otra variante de la PR-CV 354, es de 5,6 km y se tarda unas 2 horas y media en realizarla. No es una ruta con dificultad pero hay que tener en cuenta que tiene tramos estrechos por lo que se podría considerar de dificultad media.

La ruta comienza en el parking como hemos indicado anteriormente en las otras rutas y asciende por una carretera asfaltada que lleva a la senda por el acantilado de forma ascendente y ofreciendo unas espectaculares vistas. Seguimos el camino, ahora en descenso, pasando por unos escalones naturales que llevan al Castell de la Granadella (Primera ruta corta). Desde allí, iniciamos el ascenso hacia el Mirador de Llevant, recorrido con mayor desnivel que el anterior. La vuelta, a la Cala de la Granadella, punto de partida, ofrece una ruta en descenso por sendero más llano y muy sencillo.

Ruta larga por la Granadella: Cala - Castell - Cumbre del Sol - Mirador - Cala

Esta ruta senderista, de 13,4 kilómetros de distancia, realiza un recorrido circular por toda la zona de la Granadella. Con un desnivel de 460 metros, la ruta es de fácil acceso y en todo momento está señalizada por PR-CV 354. El tiempo de duración de entre 3,5 y 4 horas, aunque como hemos indicado hay dos variantes que pueden acortar el recorrido.

Galería de imágenes

Deja un comentario

    28.145
    1.945
    8.501
    619