La Ermita de Santa Lucía y Santa Bárbara

La Ermita de Santa Lucía y Santa Bárbara corona el punto más alto de uno de los peñones de mayor altura del municipio. A 162 metros de altura se erige esta pequeña capilla -de propiedad municipal- que se engloba, por su disposición arquitectónica, dentro de las llamadas ermitas de conquista (ermites de conquesta). Pese a que la advocación de la segunda santa pierda fuerza en detrimento de la primera, ambas otorgan el nombre oficial a la ermita más alta del municipio.

La denominación ‘de conquista’ responde al momento de edificación de las mismas cuando los colonos venidos del norte, y con gran tradición cristiana, desplazaron a la población musulmana hacia el interior y asentaron su población en el territorio, entre otras cosas, construyendo ermitas al abrigo del Montgó.

Entrada al recinto de Santa Lucía

Los archivos documentales catalogan la construcción de Santa Lucía en el siglo XVII. No obstante, también cobra fuerza la hipótesis de que fuera construida mucho antes entre los siglos XIV y XV debido al momento histórico en el que produce la conquista cristiana del territorio, el tiempo de asentamiento y adaptación de los nuevos colonos y el periodo de auge de edificación de estos templos de culto y veneración.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar.

La arquitectura de Santa Lucía

La ermita de la protectora de la vista posee una arquitectura sencilla. Se encuentra dispuesta sobre una nave rectangular dividida en dos tramos de unos 5 metros separados por un gran arco de piedra tosca ligeramente apuntado. Su cubierta presenta un techado a dos aguas. En el extremo norte se sitúa el altar y al sur, la entrada principal que también se encuentra enmarcada por un robusto arco de medio punto sobre dovelas (sillares, cubos) de piedra tosca.

Los javienses participan activiamente en su festividad

El edificio sufriría modificaciones posteriores como son los habitáculos laterales para los ermitaños del lugar (añadidos en el siglo XVIII), la naya con bigas que cubre la entrada principal siguiendo el estilo de muchas de las construcciones de campo de la localidad o la moderna placeta y escalinata que surge a sus pies creada y reformada en los últimos años.

La campana que actualmente se encuentra en Santa Lucía no es la original. Pese a que sólo resuena una vez al año -el 13 de diciembre, festividad de la santa- la campana gótica originaria del siglo XV se encuentra en el Museo Arqueológico y Etnográfico Soler Blasco. Dicho cambio se realizó en 2004 para preservar la integridad de la misma y su conservación.

Cómo llegar

Parte de la gracia de esta ermita es su “difícil” acceso, ya que sólo puede realizarse a pie. Sí es posible alcanzar el inicio de la senda señalizada con vehículo aunque no dispone de aparcamiento y más de tres coches no pueden estacionar a los pies de ésta sin obstaculizar el paso o requerir complicadas maniobras para salir.

Desde este punto, la senda, escarpada e inclinada; supone unos 10 minutos de recorrido antes de alcanzar la cima. El 13 de diciembre, día en el que se celebra Santa Lucía, la tradición manda acompañar en romería a la cofradía desde la Iglesia de San Bartolomé, bordeando el IES Antoni Llidó y tomando el Camí de Santa Llúcia, hasta alcanzar la cima. Un trayecto de hermandad que se puede realizar cómodamente en tres cuartos de hora.

Inicio de la senda a los pies del peñón

No obstante, salvo el día de Santa Lucía, no es una ermita muy transitada ni concurrida el resto de días del año por lo que uno puede aventurarse a acercarse en coche y no tener problemas para entrar ni salir. Sin embargo, para aquellos que no quieran arriesgarse y estén dispuestos a caminar un trayecto un poco más largo, la opción es dejar el coche en la Plaza de la Constitución y seguir el mismo recorrido de la romería desde allí.

Horarios y misas

La ermita permanece cerrada todo el año salvo el día de su festividad. Se trata de un momento único porque resuena su campana -dormida el resto del año- y se abren sus puertas a los vecinos y participantes en la romería. Además, es el único día del año en el que las imágenes de Santa Lucía y Santa Bárbara salen en procesión alrededor de la capilla. Ese día, como no podía ser de otra manera, se celebra una eucaristía en su interior. Existe una familia que confina la llave de la ermita durante todo el año y se encarga de su mantenimiento interior.

Festividad de Santa Lucía y Santa Bárbara

La fiesta mayor es el 13 de diciembre indistintamente de que sea fin de semana o no. No es fiesta local, por lo que los comercios están abiertos y en los colegios se trata de una jornada lectiva más, en la que muchos alumnos, acompañados por los profesores, aprovechan para hacer la salida social y formar parte de esta fiesta.

La celebración de esta festividad está llevada a cabo por una comisión de fiestas, en la que cada año la componen nuevos miembros, vecinos de Xàbia que se encargan de preparar los actos que comprenden esta fiesta.

Previamente, una semana antes, se celebra una eucaristía en honor a Santa Bárbara (patrona de la artillería) en la Iglesia de San Bartolomé.

El 12 de diciembre se realiza La Crida a la Festa consistente en un pasacalle por las calles del Centro Histórico anunciando la proximidad del día grande de la fiesta e invitando a todos los viandantes a buñuelos y mistela. El recorrido finaliza con la ofrenda de un ramo de flores en la hornacina de la calle de Santa Lucía.

El día 13 de diciembre, la jornada arranca con una despertà de cohetes y dulzainas por el casco antiguo. A las 10 horas, las autoridades municipales, el clero, los mayorales y mayoralesas de Santa Lucía, la cofradía y los vecinos, inician la romería hasta la ermita desde la iglesia-fortaleza de San Bartolomé. Una vez allí, se realiza una eucaristía en honor a las patronas y, al finalizar, las dos santas realizan una pequeña procesión por los alrededores de la ermita que culmina con chocolate caliente para todos los asistentes, bollería y el disparo de tracas de cohetes.

Los alrededores de la ermita

La situación de la capilla no posibilita la existencia de restaurantes, tiendas ni demás comercios. Los más cercanos están en la Plaza de la Constitución y las calles colindantes.

Eso sí, el mayor regalo del enclave de la ermita es su panorámica y la tranquilidad que allí se respira. Desde su plazoleta puede divisarse el Cabo de San Antonio y el núcleo urbano de Aduanas del Mar, así como el inmenso Mar Mediterráneo en que se permite, en los días claros, distinguir la isla de Ibiza. A los pies, el pueblo, el Centro Histórico y barrios más próximos coronados por San Bartolomé y el Calvario. Y a lo lejos, el tercer núcleo de población, el Arenal.

Panorámica desde Santa Lucía

Al oeste y al noroeste, el valle que abraza gran parte de La Marina y como no, el impresionante Montgó en una vista única del gran vigilante.

Artículos Relacionados

Comentarios en "La Ermita de Santa Lucía y Santa Bárbara"

(Necesario)

26.478
1.713
4.964
447
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.