Filà Xibia

Con la Filà Xibia, las Fiestas de Moros y Cristianos de Xàbia, tienen a la única filà compuesta solamente por mujeres. Y aunque no esté marcado por los estatutos de la filà, «en principio seguirá siendo una filà femenina ya que forma parte de una bonita casualidad», según señalan sus componentes y añaden que «la mayoría de las componentes somos madres y apostamos por sembrar en nuestro hijos la pasión por estas fiestas».

Historia

Su historia de fundación viene desde 2005, cuando cuatro amigas toman la decisión de unirse ante la posibilidad de formar una nueva filà mora ya que recientemente se habían creado dos en el bando cristiano. Así pues, este pequeño grupo empieza a trabajar para llegar a ser los miembros mínimos para poder desfilar.

Y en solo un año desde su fundación, en 2006, la Filà Xibia toma las calles de Duanes de la Mar, con ilusión, y realiza su primer desfile siendo un total de nueve personas. Ahora, 14 años después, y siendo una filà más grande, continúan con la misma ilusión por vivir las fiestas de Moros y Cristianos de Xàbia.

Miembros

El crecimiento de Xibia en estos 14 años ha sido abrumador. De iniciarse con una escuadra de nueve personas a ser, en la actualidad alrededor de 30 componentes divididas en tres escuadras (15 adultas, 10 juveniles y niñas/niños). En estos años ha habido cambios en sus componentes, siendo un total de 32 las que alguna vez han salido en la escuadra y solamente dos las que han salido todos los años.

Origen del nombre ‘Xibia’

El nombre que acoge esta Filà es ‘Xibia’, nombre con el que los árabes denominaron a la localidad de Xàbia y que relacionaban con la “abundancia” según los historiadores valencianos.

Según el logo que representa a la filà en el estandarte, éste está formado por la luna y el mar, la unión de ambos forman un portal. Además, las letras están basadas en el Corán, el árabe clásico y es un saludo que quiere decir, Salam Alaikum (que la paz esté contigo).

Características de la filà

Trajes y música

Las componentes de Xibia cuentan sobre su vestimenta que tienen dos trajes distintos. Por un lado la chilaba y por otro los pantalones bombachos con camiseta y cinturón. Ambos trajes se caracterizan por el color morado, «es el oficial de la filà, estuvo claro desde el principio ya que a todas nos gustaba ese color», explicaron las componentes y añadieron que «la chilaba es totalmente de color morado con diseños dorados para los actos de gala y en cuanto al otro uniforme, los bombachos son negros con camiseta morada y cinturón negro de piel con apliques dorados».

Basándose en los trajes de los días de desfile, durante estos años, han estado marcados por el contraste entre ellos. Xibia ha salido a desfilar con trajes llamativos de colores brillantes y metales dorados, así como con trajes africanos con plumas y ornamentación más basta pero con colores no menos llamativos y muy vivos. Ahora, después, de su trayectoria y consolidación en las fiestas, la filà indica que «somos bastante fieles a un estilo y podemos decir que ya hemos encontrado nuestra propia entidad, el estilo de guerreras africanas con trajes coloridos acompañados de maquillajes y peinados muy elaborados es nuestro símbolo en traje de gala». Este cambio se produjo en el año 2010 que fue el primer desfile en el que salieron con un traje de africanas guerreras.

Y muestra de ello se vio reflejado en el desfile del año de su capitanía, en el 2015, donde el traje del primer día de desfile, sábado, se caracterizaba por unos imponentes leones como cascos y estaban acompañadas de un caballo batidor.

En el segundo día de desfile, el domingo, y día de lucir el boato de capitanía, la Filà Xibia transportó al público hasta lo más profundo y salvaje de las tierras africanas con la aparición de un camello, la carroza de niños africanos y las escuadras de pequeños guerreros y guerreras mostrando la magnitud y el variado cromatismo de las tribus africanas.

El boato siguió con un llamativo ejército de animales exóticos como búfalos de agua, toros, llamas, ñus y avestruces que daban paso a Mónica Leal, la Capitana 2015, sobre los lomos de un ariete de rinoceronte. Pero en el desfile se siguió mostrando su símbolo africano con dromedarios, la danza tribal “sabana mágica”, caballos batidores domados por amazonas y un grupo de antorcheras, representando el fuego, y abriendo el paso de la escuadra oficial de la Filà Xibia luciendo un búho en el traje.

Con respecto a la música, las escuadras de la Filà Xibia suelen desfilar con las marchas: Moros Españoles, Alhakem y Éxodo, ya que por el momento no tienen marcha propia.

Cargos Festeros

Abanderadas y Capitanías

La Filà Xibia, desde que entró a formar parte de las Fiestas de Moros y Cristianos de Xàbia, ha ostentado el cargo de abanderada, en dos ocasiones y el de capitanía en una ocasión. La primera vez fue en 2009, tres años después de su primer desfile, con la Abanderada Mónica Leal Gómez.

En 2015 les llegó el momento de lucirse con un gran boato. La Filà Xibia tomaba el cargo de Capitanía. En esta ocasión, Mónica Leal Gómez, miembro de Xibia, volvía a ser la representante de la Filà y del bando de la media luna, pero siendo la capitana.

Un año después, en 2016, volvía a tomar el mando con el cargo de abanderada mora; Mar García Pastor fue la encargada de representar al bando moro durante este año.

Inscripciones

Ante la llegada de nuevos componentes, Xibia siempre tiene las puertas abiertas. No han determinado fechas concretas para entrar a formar parte de la filà ya que afirman que si alguien, durante las fiestas, se siente atraída por entrar en la filà puede incluso salir a desfilar ese mismo año siempre y cuando se tengan trajes disponibles.

De todas maneras, tras la finalización de las fiestas (julio), en el mes de septiembre, la filà celebra su primera reunión anual de cara a las próximas fiestas y es ese momento cuando se suele determinar quienes siguen siendo las miembros de la filà con el pago de la primera cuota. Todas estas cuestiones se deciden por votación entre todas las componentes de la filà.

Anécdotas

Las componentes de la Filà Xibia recuerdan, ahora con cariño y risas, uno de los momentos a los que se enfrentaron antes de un desfile, «era un traje naranja impresionante, pero según nos íbamos vistiendo para salir a desfilar, cada vez nos gustaba menos, por lo que decidimos, en un acto de rebeldía, o de remediar lo irremediable, quitarle piezas al traje y deshacernos una capa de gasa que cubría los hombros».

Desde esta filà también recuerdan, con nostalgia, las grandes fiestas que realizaban en las carpas cuando muchas de las filaes estaban en el recinto cerrado al lado del pabellón de deportes.

Galería de imágenes y vídeo

Artículos Relacionados

Comentarios en "Filà Xibia"

(Necesario)

26.478
1.726
5.085
450
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.