Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

Un cambio de mentalidad en la economía de la Marina Alta: ¿qué necesitan nuestros clientes?

01 de agosto de 2020 - 01:00

"Tenemos que centrarnos en lo que el cliente necesita, no en lo que nosotros podemos ofrecer." No basta con tener un precioso mar o una gastronomía maravillosa, debemos preguntarnos qué es lo que quieren las personas respecto a ese mar y respecto a esa gastronomía. En la búsqueda de la diversificación de la economía de Xàbia y de la comarca, hablamos con Verónica Deambrogio, emprendedora dedicada a enseñar a los jóvenes exactamente eso: las habilidades para emprender. Deambrogio se suma al foro de debate de Jávea.com aportando sus ideas para fortalecer nuestro modelo económico, y lo hace planteándonos preguntas en lugar de respuestas.

El perfil

Deambrogio estudió docencia en Argentina y amplió sus estudios especializándose en Educación Financiera, el corazón de su trayectoria. Alrededor de este tema ha sido responsable de un programa de formación para inversores, ha lanzado una editorial digital sobre educación financiera para niños, y fundó una consultora sobre educación financiera y responsabilidad social. Ya establecida en nuestra comarca, lanzó el blog El Recetario Financiero, y comenzó a impartir educación financiera a niños y a jóvenes en colegios e institutos, hablando sobre el valor del ahorro y del dinero. Se encontró con unos chicos y chicas muy desmotivados, así que en 2016, gracias a los ayuntamientos de Benissa, Calpe y Teulada-Moraira, comenzó a funcionar la Escuela de Jóvenes Emprendedores (EJE), para ayudar a los adolescentes de la comarca a desarrollar una actitud emprendedora. En 2017 se sumó el ayuntamiento de Dénia, y ahora tienen dos escuelas.

"Llegamos a nuestra zona de confort y ahí nos quedamos"

Según Deambrogio, el cambio de modelo productivo de la comarca y la vacuna contra la excesiva dependencia del turismo y la hostelería pasan por cambiar nuestro modelo mental: tenemos que modificar nuestra manera de pensar.

"Deberíamos utilizar nuestro tiempo para hacernos buenas preguntas"

"Ahora vivimos en un mundo líquido donde todo cambia constantemente, la mentalidad de hace cinco años ya no sirve", y tenemos que preguntarnos: ¿Cómo puedo hacerlo mejor? ¿Cómo puedo vender más? ¿Qué está demandando la gente? Si no innovamos y no nos cuestionamos, llegamos a la zona de confort sin plan B: "Hasta ahora no hemos conseguido un plan B al turismo, nos quedamos con el plan A y rezamos para que funcionara toda la vida". Por eso Deambrogio plantea orientarnos hacia la mejora continua, hacia la reinvención y la innovación. Y la base para ello es hacer una reflexión profunda con las preguntas correctas.

Montar los negocios en función de las necesidades del cliente, no de nuestras capacidades

Todas las propuestas las tenemos que centrar en entender lo que el cliente quiere. Como explica Verónica Deambrogio, no debemos montar un negocio a partir de lo que nosotros tenemos, sino a partir de las necesidades que tiene la gente que nos va a consumir. "Nosotros podemos tener el mar, el sol, la comida, esos son nuestros puntos fuertes. Pero no se trata de ofrecer nuestras fortalezas sin más, sino de preguntarnos qué esperan nuestros visitantes de ese mar, de ese sol y de esa comida", aclara la emprendedora. "Si yo quiero que vengan, por ejemplo, alemanes jóvenes a teletrabajar, tendré que hablar idiomas, tendré que crear una comunidad tecnológica donde se instalen. Ahí está el negocio". Se trata de centrarse en el cliente, y de no meter en el mismo saco a todos. No etiquetarlos como "turistas" en general, sino buscar necesidades específicas de cada uno.

Negocios con propósito

Los nuevos consumidores van más allá del beneficio inmediato, buscan generar un impacto positivo en el mundo y que la empresa tenga valores sólidos. "Las empresas de la Marina Alta deben buscar su propio mensaje, sus valores, su ética, su objetivo", explica Deambrogio. Y deben ser adaptables a lo que el cliente necesita y ofrecer productos más personalizados.

Retener al talento joven

Según la directora de la Escuela de Jóvenes Emprendedores, existe el problema de que nuestros jóvenes se van a València o a Alicante a estudiar y no vuelven. El beneficio de su educación lo van a desarrollar en otros lugares: "Si a esos nativos digitales les damos la posibilidades de desarrollarse aquí, nos estamos asegurando que el talento continúe en la zona. En vez de a la competencia, debemos enfocarlos a la cooperación, porque quizá es más fácil encontrar soluciones y proyectos de forma conjunta ahora que los negocios compiten en global".

Si quieres saber más sobre las ideas para hacer más resistente la economía de Jávea y de la Marina Alta, aquí están todos los temas y los entrevistados:

Deja un comentario

    27.926
    1.851
    7.456
    563
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.