Xàbia cierra el paso al Puente de Triana hasta descartar cualquier riesgo estructural grave

El Ayuntamiento de Xàbia dejará cerrado al tráfico y al paso de peatones el puente de Triana hasta descartar cualquier riesgo estructural grave. Esta medida, de la que ha informado esta tarde el alcalde, José Chulvi, a la junta de portavoces, se toma de manera preventiva y por motivos de seguridad colectiva.

Asimismo, se recuerda que la licitación de la obra definitiva del puente saldrá adelante en cuestión de días. Con todo, el Ayuntamiento ya estudia soluciones transitorias que puedan paliar, en parte, las molestias a los vecinos y que se puedan aplicar a la mayor brevedad posible.

Cabe recordar, que el puente de Triana resultó gravemente dañado en la riada de octubre de 2007. En aquel momento, la crecida del Gorgos arrancó parte de su encofrado y dejó a la vista la trama que soporta el peso del puente. Desde entonces está cerrado al tráfico de vehículos pesados, como el autobús urbano.

Los trámites para el arreglo del puente se iniciaron en 2011. En aquel momento se entendió que era una obra prioritaria, tanto desde el punto de vista de la seguridad como para mejorar la imagen de la fachada litoral.

Sin embargo, sucede que en esa área confluyen competencias administrativas del Ministerio de Medio Ambiente, la Confederación Hidrográfica del Júcar, La Generalitat y el Ayuntamiento, con lo que su gestión se dificulta y ralentiza.

Trámite de las obras de reforma

En 2014, el Ayuntamiento encargó un estudio técnico para analizar el estado del puente. Este peritaje propuso derribarlo y construir uno nuevo desde cero, con un único ojo y más amplio. A la vista de este informe, se sacó a licitación la redacción del proyecto, que preparó el arquitecto e ingeniero Francisco Valiente y que, además de solucionar el problema de seguridad, incluía la reurbanización con unas aceras que darían continuidad hasta Marina Española.

La obra salió a licitación en enero de 2018 por 567.000 euros. Se contemplaba un plazo de ejecución de tres meses, con la intención de que estuviera listo en verano de 2018. Se recibieron 8 propuestas y, tras un proceso que se alargó al tener que descalificar bajas temerarias, la empresa adjudicataria resultó ser Levantina Ingeniería y Construcción. La constructora ofertó la obra por 400.000 euros, frente al precio de salida de 567.000 euros. Propuso como mejora sobre el proyecto inicial una intervención que solicitaba el Consistorio: iluminar la barandilla que remata la zona peatonal sobre el puente.

A partir de ahí, se firmó el contrato con la empresa y se realizaron reuniones para minimizar el tiempo de afección de los trabajos en el tráfico. Finalmente, se pactó con los comerciantes de Duanes empezar tras el verano, ya que la constructora necesitaba previamente encargar la fabricación de la estructura que se iba a utilizar.

No obstante, la empresa no se presentó en la fecha pactada y empezó a presentar escritos en los que alegaba que el proyecto no era correcto o que necesitaba cambios. De fondo siempre se daba la circunstancia de que se pretendía encarecer la obra.

Ante ello, el Ayuntamiento en noviembre de 2018 inició un expediente administrativo para resolver el contrato y, al igual que en el caso del Auditorio, solicitó asesoramiento al Consell Juridic Consultiu.

En mayo se dio por concluido este expediente y el Consistorio empezó de nuevo toda la tramitación para volver a licitar la obra. Esta licitación se abrirá la próxima semana para que la obra del puente de Triana se inicie lo antes posible.

Artículos Relacionados

Comentarios en "Xàbia cierra el paso al Puente de Triana hasta descartar cualquier riesgo estructural grave"

1 Comentario

(Necesario)

26.478
1.700
4.722
435
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.