Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

‘¿Vamos a ser mejores?’ por Juan Legaz Palomares

24 de mayo de 2020 - 00:52

Dicen que, cuando todo esto acabe, seremos mejores. Que el impacto de la pandemia hará que ofrezcamos nuestra mejor cara como individuos y, también, como sociedad. Las muestras de solidaridad se repiten consecutivamente como un goteo incesante.

Lo mismo ocurre con la generosidad en quienes, de base, son desprendidos. Esta experiencia va a servir para que muchas personas tengan un punto de aprendizaje importante, en cuanto a valorar las cosas sencillas de la vida. Ahora, en la mayoría de los casos, esta mayor sensibilidad existirá durante algunos meses, hasta que nos sintamos totalmente seguros. Mientras siga la incertidumbre, la gente tendrá una mejor actitud, más sensible, más generosa y más colaborativa.

En líneas generales, en el momento en el que esto aparentemente pase, muchos olvidarán lo sucedido y volverán a sus hábitos de siempre. Ante situaciones como ésta, el liderazgo debería ser científico, no político. Confiemos en que la sociedad empiece a relativizar, a disfrutar de las pequeñas cosas que llenan nuestro corazón día a día.

De una pandemia con miles de muertos no podemos romantizar nada, pero sí podemos aprender mucho. Es necesario pararnos a pensar qué ha pasado, cómo hemos respondido y cómo afrontar el futuro a todos los niveles. Nos debemos dar cuenta de las necesidades reales e, incluso, de los hábitos de consumo innecesario. La pregunta real es si queremos volver a la normalidad anterior o aprovechar este momento para crear modelos de vida que merezcan más la pena ser vividas.

Si usamos el amor y el intelecto, conseguiremos crear algo nuevo, que nos deje su poso y que seamos capaces de manejar. Si no, tendremos que ver cómo gestionar lo que estamos viviendo, porque hay algo a lo que no vamos a
volver. La vida seguirá, pero hay distintas pérdidas que tendremos que enfrentar.

Nacerán cosas nuevas, pero ahora mismo estamos en la incertidumbre y tenemos miedo porque no sabemos lo que vendrá después. Los recursos en los que estábamos instalados se han conmocionado y va a ser un camino inexplorado, nuevo y juntos.

Este “juntos” pasa, por afrontar la situación generando sistemas sociales comunes que pongan la vida en el centro, sin dejarnos arrastrar por el individualismo y el “sálvese quien pueda”. La pandemia ha hecho saltar por los aires todas las costuras del sistema y nos ha puesto como sociedad frente a un espejo. Estamos pudiendo observar aquellos trabajos que son fundamentales para el desarrollo de la vida social -y económica-, y que, casualmente, son precarios y, en su mayoría, mal pagados.

Atravesamos momentos de ansiedad desbordante, por lo que es recurrente ver cómo, además de encerrarnos, también nos cerramos en nosotros mismos.

Por eso es necesario recordar que no pasa nada si no nos encontramos bien, si no podemos ser creativos y productivos (como todos los demás en Instagram). Pero, sin prisa, cuando podamos, si queremos cuidarnos, vamos a tener que mirar para dentro, preguntarnos y descomponer esta experiencia que, aunque es compartida, cada uno de nosotros la estamos viviendo de manera única.

Si soy sincero, no tengo ni idea de cómo saldremos como ciudadanía, porque cada persona tiene que decidir, tiene que reflexionar y optar por un camino u otro. Lo que si me gustaría es que la balanza se inclinara por intentar ser personas buenas, sensibles, con conciencia social, creadores de humanidad y comprometidos por aliviar el sufrimiento humano, por defender los ecosistemas.

La decisión está en nuestras manos, en nuestro corazón, de si quiero una sociedad cooperativa, colaborativa, que busca la felicidad y saborear la vida, no consumista ni hedonista, una sociedad que cubre las necesidades básicas de cada persona, no una sociedad de la productividad y el crecimiento absurdo. Tenemos que elegir sabiendo que lo que elija la mayoría, aunque sea la opción de ser peores, nos va a marcar nuestro rumbo sin aprender nada de lo que estamos viviendo.

Tenemos que elegir, ¿tú que camino eliges? ¿Vamos a ser mejores o peores? Creo que bastante tendremos con ser. Vamos a tener que reestablecer la confianza en nosotros (en nosotros mismos y en los otros) y eso no va a ser fácil. O acudir a Sófocles: “La obra humana más bella es la de ser útil a los demás”.

Juan Legaz Palomares.

Deja un comentario

    27.650
    1.820
    6.497
    542
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.