“No escuchar el mar durante cuatro meses afectó mi estado de ánimo”

Seguimos nuestro viaje por el mundo en busca xabieros que eligieron otros destinos para vivir. Hoy lo hacemos con Isabel Rodríguez Moreno, una joven xabiera de 24 años que en tan sólo 2 años y medio ha estado en más de 10 ciudades. Con el propósito de aprender y conocer mundo, Isabel se embarca en esta aventura al acabar la carrera de criminología, “terminé los estudios y sin un futuro concreto decidí irme a Filipinas a estudiar inglés donde estuve seis meses”. El hecho de que eligiera este destino no fue otro que el clima, “no quería un cielo gris, ni frío, sino todo lo contrario, por lo que Filipinas fue la opción y no me arrepiento de ello”.

Rodríguez cuenta que de los seis meses, tres estuvo en una Academia coreana donde sólo ella y otro chico eran occidentales, “la vida, cultura de allí es totalmente diferente, algo que impacta al llegar pero sin duda, aprender de todo ello es lo que me da vida”. Los otros tres meses, Isabel los vivió de mochilera, “fue una experiencia fantástica y cómo de verdad se conoce un lugar, las costumbres y las tradiciones. Filipinas tiene más de 7000 islas y me trasladaba sin miedo de un lugar a otro”.

Tras su regreso a casa, Xàbia, se entera de que le han otorgado una beca para realizar un Máster de Neurocriminología, lo que decide seguir con su espíritu viajero, y aunque las clases son online, elige hacer las prácticas en la Universidad de Springfield. Cuatro meses de trabajo en los que ha estado en una organización realizando la prevención de drogas en los jóvenes y en total, cinco meses en Estados Unidos, que le han permitido viajar por diferentes ciudades americanas: Miami, Illinois, Iowa, Milwaukee, Indianápolis, etc e incluso escaparse hasta la región de Yucatán, México.

“Aunque mi estancia ha sido de días o alguna semana en cada una de las ciudades, mi inmersión cultural en cada lugar que habito es 100%, ya que evito estar con gente española para conocer mejor la ciudad, la cultura y las personas”, indica Rodríguez. Y de esta experiencia tuvo la anécdota de conocer a una japonesa que vivía en Madrid y veraneaba en Xàbia, “de hecho me sorprendió que bastante gente de EEUU conocía Jávea”.

Nuestra protagonista de hoy confiesa que “el no escuchar el mar durante cuatro meses afectó mi estado de ánimo, mi comportamiento. El frío en Springfield llegaba a -15 y -20 grados, lo que al acabar las prácticas me planteé irme a un lugar que me gusta y donde de verdad me siento yo misma: con la naturaleza, el sol y la playa”. Pero ese lugar no es Xàbia, “aunque Jávea es mi lugar favorito del mundo, donde tengo a mi madre y al que vengo de vacaciones. Jávea es un lugar tranquilo y yo, en este momento, necesito el movimiento, el movimiento me da vida y ahora tengo ansia por conocer, por lo que quiero que mi pueblo natal siga siendo mi preferido pero no mi lugar definitivo”.

Y es que, durante estos dos años, Isabel no ha parado de ir de un lugar a otro, “si tengo tiempo libre lo dedico a trabajar y viajar. Me fui a la vendimia en Francia mientras esperaba poder empezar el máster. Siempre aprovecho cualquier oportunidad para no quedarme estancada en un sitio”.

Sin duda, esta xabiera es un claro ejemplo de que hay que vivir la vida que uno quiere. Isabel vive aprovechando cada una de las oportunidades que se le presentan. Su próximo destino no está claro, “aunque en un futuro quiero escribir un libro, de momento, gracias a mis resultados académicos me han propuesto colaborar con el profesorado de la Universidad de Valencia para llevar a cabo un nuevo curso de neurocriminología en Springfield”.

Artículos Relacionados

Comentarios en "“No escuchar el mar durante cuatro meses afectó mi estado de ánimo”"

*

23.424
1.349

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.    Cerrar