Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

Ermita de San Juan: historia, localización y proyecto de adecuación

22 de abril de 2020 - 10:44

La Ermita de San Juan es uno de los monumentos más antiguos de Xàbia. Como su nombre indica, fue una ermita dedicada a Sant Joan (San Juan), una de las devociones de la población. De hecho, una de las grandes fiestas grandes de Xàbia son Les Fogueres de Sant Joan en honor a este santo.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar.

Historia

La Ermita de San Juan pertenece al siglo XV-XVI, cuando se construyeron las Ermitas de Conquista, de las que hay varias en la localidad xabiera, ya que se caracterizan todas por el tipo de edificación. Tras varios siglos siendo ermita, destacada como tardo-gótica de los santos Juanes; se convirtió, en 1817, en la capilla funeraria de que fuera entonces el nuevo cementerio, ya que se encuentra junto a éste.

Unas excavaciones arqueológicas realizadas en 2010 sacaron a la luz del subsuelo, 30 tumbas sobre gleba, muchas con restos, siendo 19 de adultos y 11 de niños. Estas tumbas están datadas entre 1817 y 1849.

Además se encontraron varios paneles funerarios de cerámica valenciana, originarios de la capilla, que han sido restaurados y recientemente reinstalados en la ermita.

Localización

En la actualidad, la Ermita de San Juan se encuentra entre las calles Pontevedra y El Ferrol, concretamente en Calle Ferrol 2 y Pontevedra 4, formando parte del casco urbano de Xàbia, pero situada junto a la Avenida Ondara que da acceso a la salida de localidad. La Ermita está a la entrada del antiguo cementerio (ya que el municipio tiene dos), que se encuentra sin uso desde el año 1989, sólo abierto para visitas y mantiene todavía algunos de los elementos y las estructuras de un cementerio decimonónico.

Estructura

El edificio se caracteriza por ser estructura rectangular con cubierta de tejas a doble vertiente poco pronunciada, con el lado derecho recayente al recinto del cementerio de forma que su fachada forma ángulo recto con el acceso al mismo.

La fachada tiene su mitad superior blanqueada, mientras que la inferior es de sillares irregulares dejados a la vista y que enmarcan también la puerta rectangular y una ventana enrejada a cada lado. En las hojas emplanchadas de la puerta se distinguen, entre filigranas florales, el grabado de dos calaveras con las tibias cruzadas.

Por encima, en el frontón y desplazado hacia la izquierda con respecto al eje de la fachada, se abre un pequeño óculo redondo.

En la parte interior, la nave está dividida en tres tramos por dos arcos, uno de ellos de medio punto y otro apuntado, aunque originalmente debieron ser los dos de este último estilo. El techo es de barraca, con las vigas de madera dejadas a la vista. La cabecera es lisa y despejada, sin ninguna imagen ni objetos de culto.

Proyecto de adecuación

Bajo la dirección del Museo Soler Blasco, se han instalado una colección de plafones funerarios de cerámica, originarios del siglo XIX, que tras ser recuperados en la propia ermita y camposanto, formaban parte de los fondos museísticos y fueron restaurados hace unos meses. La mayoría de ellos se han colgado en las paredes de la ermita pero el de mayor tamaño se ha colocado junto a una de las tumbas, imitando así la posición original.

Desde las excavaciones de 2010, en las que se sacaron a la luz, Cultura se sigue trabajando para adecuar la capilla del antiguo cementerio de Sant Joan como una especie de museo funerario.

Desde entonces, el Ayuntamiento ha impulsado intervenciones de puesta en valor: restaurado las puertas, cambiado los cerramientos de las ventanas, adecuado el sector del pavimento de azulejos de barro originario que correspondía al panteón de los curas, renovado la instalación eléctrica y montado una pasarela de madera que permite visitar la ermita y observar el conjunto de fosas excavadas. Ahora, además de los plafones funerarios, también se ha instalado un sistema de alarmas.

Horarios de visita

Esta ermita no mantiene culto religioso y desde finales del siglo pasado se beneficia de un proyecto de rehabilitación que pretende hacer visitable el monumento. Así pues, por el momento, la ermita no puede estar abierta al público a diario pero sí se abre para visita el Día de Todos los Santos, la fecha de mayor afluencia de visitas a este recinto funerario, clausurado en 1988, por la apertura del nuevo situado en la zona de Catarroges, a las afueras de la población. Este antiguo camposanto es una muestra de la forma de enterramiento durante dos siglos en la que destaca el uso de la tosca en algunos panteones.

También, puntualmente, a través de la Asociación Amics del Museu Soler Blasco de Xàbia (AMUX) se realizan visitas guiadas a este patrimonio funerario y su necrópolis.

Galería de imágenes

Deja un comentario

    27.650
    1.820
    6.497
    542
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.