Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

‘Día de Amor de las madres’, por Juan Legaz Palomares

03 de mayo de 2020 - 00:14

Hay muchas razones para celebrar el día de la madre: porque madres no hay más que una, porque queremos mucho a la nuestra, porque nos bombardean con publicidad para que compremos el regalo preferido, pero, sobre todo, porque las
madres (y los padres, no podemos olvidarlos) son imprescindibles para la sociedad. Y los son por dos razones de calado. La primera es tan evidente como biológica: la crisis demográfica solo se resuelve si traemos hijos al mundo. La segunda es corolario de la primera: alguien tiene que educar a esos hijos para que se puedan convertir en los adultos del mañana.

Si lo ciframos en términos economicistas, con todos los riesgos que entraña, los padres son la mejor manera de invertir en la formación del capital humano para el futuro. Los informes sobre educación demuestran una relación entre la implicación de los padres en la educación de sus hijos y los logros que obtiene en materia académica.

Pero no es plano académico el principal argumento. Es el de la educación en los valores el que debería despertar nuestro sentido comunitario de agradecimiento.

Las madres hacen de sus hijos buenas personas y, esas buenas personas se convierten en buenos ciudadanos. Porque la solidaridad se aprende en casa cuando la madre le pide a un hijo ayude a otro con los deberes. Y la generosidad se vive cuando les enseñan a compartir el último trozo de pastel. Porque son los padres los que ayudan a los hijos a interiorizar el valor del esfuerzo con todas esas pequeñas tareas aparentemente poco importantes pero imprescindibles cada día. Porque incluso comprenden economía cuando les explican que no gastamos más de lo que tenemos.

Cuando esos niños sean mayores, todo lo que su madre y su padre han volcado en ellos en forma de valores, revertirá en el conjunto de la sociedad. Y entonces tendremos ciudadanos generosos y solidarios, ciudadanos trabajadores y
comprometidos. Ciudadanos como los que necesitamos. Por eso celebramos el Día de la Madre, de la nuestra y de todas las madres. ¿Y por qué no, todos los días del año?

Este año 2020 que estamos inmersos en el dolor del temor al maldito coronavirus, os recuerdo que en las madres vive permanente en su vida el virus del amor a los hijos. Los llevaron en sus entrañas, y sabed que su mejor vacuna
es el “amor eterno”.

Murcia-Xàbia 03 mayo 2020.

Juan Legaz Palomares.

Deja un comentario

    28.502
    1.937
    8.634
    657