Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

Cómo vivir un confinamiento ‘sin alarma’ y con alegría con niños: Entrevista al prestigioso psicólogo infantil Vicenç Arnaiz

29 de abril de 2020 - 12:36

Tras más de 40 días en casa, el Gobierno decidía la semana pasada, relajar el confinamiento para los más pequeños de la casa. Así, desde este domingo los menores de 14 años disfrutan de una hora al día al aire libre, una medida muy reclamada por padres y madres y profesionales de la psicología y la educación.

¿Cómo afecta esta situación extraordinaria a los niños?¿Cómo explicarles esta ‘nueva normalidad? En Xàbia.com hablamos con el prestigioso psicólogo infantil, Vicenç Arnaiz, con más de 30 años de experiencia en la educación de 0 a 3 años.

Charlamos con él después de haber realizado la videoconferencia ‘Qué le ocurre al cerebro de las niñas y niños durante el confinamiento’ , organizada por al Ayuntamiento de Xàbia, que a día de hoy cuenta con más de 36.000 visualizaciones en Youtube.

Cómo vivir sin 'estado de alarma'

Esta situación de preocupación ha puesto nuestro cerebro, y el de nuestros niños, en ‘modo alarma’. En este estado, nos olvidamos de disfrutar y entramos en un estado de peligro, confusión y de vigilancia. ¿Cómo podemos salir de esta situación? “Sentirse querido, mantenerse conectados con nuestros seres queridos y disfrutar de un ambiente divertido y organizado en casa es esencial para que el sistema límbico (parte de nuestro cerebro encargada de regular las respuestas fisiológicas y emocionales de nuestro cuerpo) de nuestros pequeños se aleje de las señales de alarma”.

¿Qué hacemos con los niños en casa?

Tras más de 40 días sin ir al colegio, las casas se han convertido en el espacio educativo para los niños. Vicenç Arnaiz nos comenta que “el tiempo es la clave de la educación y ahora, que nos sobra tiempo, tenemos que hacer las cosas despacio y debe predominar la alegría y la escucha”.

Improvisar un día, dos o incluso tres puede ser divertido pero advierte Arnaiz, “improvisar durante 40 días puede causarnos mucho desánimo y desorientación”.

Por eso, hay que organizarse el tiempo: “Por ejemplo, las comidas tienen que ser siempre más o menos a la misma hora, porque los cambios injustificados de horario generan confusión y ansiedad en los niños”.

Además, los días en casa no pueden ser aburridos ni monótonos y para eso es importante “prever y tener proyectos que podemos reflejar en un calendario, de este modo ordenaremos nuestro tiempo y ayudamos al bienestar de la mente”. Es momento de dar rienda suelta a nuestra creatividad, pues como enfatiza el psicólogo infantil ahora “tenemos tiempo” y por tanto, añade “podemos transformar los espacios de casa, desmontar la habitación y crear un circo, por ejemplo”. Cada día debe ser una nueva aventura en casa, así lograremos apartar la alarma de nuestro organismo y vivir esta extraordinaria situación de la mejor forma.

Estos días nos han traído una nueva oportunidad para que los niños aprendan a ser autónomos. “No tenemos que salir corriendo cada mañana, por tanto, ahora los niños pueden aprender a vestirse solos, lavarse los dientes, incluso ayudar en tareas de casa como puede ser poner la lavadora”, explica Arnaiz.

Ahora que podemos salir, ¿cómo debemos actuar?

Una hora al día en la calle es la ocasión perfecta para crear cada jornada una aventura nueva. Vicenç Arnaiz nos explica cómo deberían ser esas salidas para que las aprovechemos sin miedo y con ganas. “Los padres no pueden jugar con las amenazas porque si salimos es porque el peligro está controlado y hay que intentar que cada salida sea una nueva aventura”.

El mensaje debe ser de prudencia pero nunca de miedo. Así, hay que explicarles que detrás de las mascarillas no hay “un malo” puesto que, nos comenta el psicólogo, “los más pequeños sufren si ven rostros ocultos y tenemos que ayudarles a interiorizar estos artilugios”.

Una vez más, es importante planificar si vamos a salir todos los días: “Preguntarles dónde tienen ganas de ir y qué quieren que nos llevemos -bici, pelota…- para motivar esas salidas”. Además, dada la importancia de seguir manteniendo las redes afectivas de los pequeños, Arnaiz recomienda realizar “visitas” convenidas con amigos y familiares: “Unos en la calle y los otros desde las ventanas, podemos compartir relatos, cantar y otras muchas experiencias comunicativas”.

Vicenç Arnaiz: “Aislados sí, pero no desconectados”

Sobre todo, las salidas tienen que estar llenas de juegos. “Andar sin pisotear las rayas de las baldosas o saltar desde los escalones para reencontrarse con los grandes movimientos -saltar, correr…-”.

Además, según nos plantea Vicenç, es una buena ocasión para favorecer el entusiasmo por la investigación, esencial en la infancia: “por ejemplo, podemos buscar las letras del nombre en las matrículas, observar los cambios primaverales o simular la llegada de otro planeta y observar curiosos”. Hay infinidad de ideas y creatividades para lograr una experiencia muy positiva en cada salida que organicemos con los pequeños.

Nos encontramos ante una situación nueva pero como augura Vicenç Arnaiz, “en unos pocos días habremos normalizado esta situación excepcional”. De todos modos, y como nos ha explicado el reputado psicólogo infantil, tenemos que vivir organizados, hacer de cada jornada una nueva aventura y, por supuesto, mantener el contacto con nuestros seres queridos: “Aislados sí, pero no desconectados”, finaliza Arnaiz la entrevista. Si alguna de estas pautas no las habías aplicado en casa, aunque estemos casi en fase de desescalada, todavía podemos solucionar esos pequeños errores.

Deja un comentario

    28.803
    2.020
    9.411
    838