Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

‘Canto épico a la información y a la prensa digital’, por Juan Bta. Codina Bas

21 de junio de 2020 - 00:03

Este artículo está dedicado a la prensa digital que en Xàbia nos ha mantenido al corriente de lo que sucedía en la villa en este Estado de Alarma por el confinamiento decretado por la pandemia de la covid-19, tanto a los que viven en ella como a los que estamos fuera.

El hombre como ser social siente necesidad de conocer aquello que ocurre en su entorno y para ello en este momento las redes sociales y las nuevas tecnologías han encontrado acomodo y se han utilizado al máximo. Baste ver el uso continuado de los móviles en las manos, fijos los ojos en las pantallitas y moviéndose los dedos sobre las mismas.

Pero esto también nos lleva a un peligro, el del individualismo feroz, la dependencia del aparatito como de una droga. Hasta la dependencia enfermiza del móvil tiene un nombre: “nomofobia” definido cómo miedo a estar sin el teléfono móvil. Incluso ya hay terapias para curar este síndrome de dependencia. Se ha creado la necesidad de conectarse, pero también hace que esto nos pueda hacer esclavos de ésta si no le ponemos límites.

El sentimiento de grupo hace que por otro lado estemos queriendo conocer la existencia de los demás y de lo que ocurre alrededor y para ello estamos ávidos de noticias de lo que ocurre cada día y ahí es donde el papel de la prensa digital tiene su expresión.

He preguntado en los kioscos, quienes compran la prensa en papel y me indican en altos porcentajes que los jóvenes no. Los pensionistas que sí que la suelen comprar, pero por la escasez de la pensiones van dejando de comprarla y son muchos los que se nutren de lo que dicen los periódicos digitales. ¿Quiénes quedan? Los que prefieren el papel y pocos más.

Antaño era el pregonero quien daba las noticias a los vecinos. Con su corneta o trompeta llamaba a los vecinos en los lugares habituales para leerles el bando municipal pero seguro que esa lectura incluiría noticias como el alumbramiento de un nuevo habitante en la comunidad, el precio de la almendra o de la pasa, la llegada de un barco con mercancías de ultramar (café, especias o sedas para las novias casamenteras, etc.), las noticias de los feriantes que irían a la población o de la llegada de un dentista para atender a los que necesitaban de su ciencia, y hasta avisaba de las subastas de los propios (propiedades municipales que se subastaban) del municipio, etc.

Sabed que en el siglo XVIII, el pregonero, en Xàbia al menos, unía a su condición de funcionario municipal los trabajos de carcelero, alguacil y macero recibiendo el nombre de ‘ministro de la villa’ en las cuentas de la misma al constar en la nómina el sueldo asignado.

En el siglo XVIII se acompañaba al dar el pregón de su llegada al punto de los pregones, de un tambor por lo que constantemente se han de comprar pieles y cáñamo para componer el llamado tambor de la villa. Y además esta persona tenía su vivienda encima de la casa municipal y junto a la cárcel. Luego debió aparecer la trompeta. Tanto el tambor como la trompeta debían oírse desde lejos. Pensad en los pocos ruidos que habría en esos momentos por lo que estos sonidos se amplificarían.

Hoy tenemos dos elementos producto del progreso, aunque dudo en llamarlo del progreso. Son el concepto de la aldea global y el del fenómeno mariposa. Por el primero con la rapidez del tiempo, nos enteramos de lo que ocurre en cualquier parte del mundo.

En las ciudades hay vecinos de una misma finca que no conocen a muchos de sus vecinos, pero se conocen las noticias emanadas de la TV, las infidelidades de los demás, las vidas amorosas o tormentosas de los otros, las múltiples noticias que se convierten en trending topics con rapidez, como si todos viviésemos en una aldea donde todos se conocen.

Y el efecto mariposa que nos lleva a la teoría del caos y que surge de un proverbio chino: «el leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo» donde se alude a que todos los acontecimientos estarían relacionados y repercutirían los unos en los otros. ¿Quién o qué se iba a resistir a una humanidad capaz de ir y volver a la luna, de recorrer tierras, océanos, cielos a enormes velocidades, de arrasar inmensas superficies de selvas, de incrementar o eliminar especies de seres vivos? Pues esta vez ha sido un virus - no mayor que una diezmilésima parte de un milímetro- quien nos ha puesto en nuestro sitio y quien ha condicionado la vida de los humanos en todo el planeta.

Y ahora viene la pregunta clave: En este confinamiento obligado ¿cuál ha sido nuestra ocupación para distraer el tiempo de encierro sin que ese estado nos sumiera en una depresión? Se trata de saber cómo hemos ocupado este tiempo.

Ante esta pregunta las respuestas son: ver las series y películas, además de las reality shows de TV y las noticias; leer, escuchar música y las charlas con los amigos a través del móvil y de los whatsapp. Pero las personas necesitamos también saber cómo se desarrolla la vida cotidiana a nuestro alrededor y en esto la prensa digital era una necesidad.

Cada mañana yo leo las noticias de Xàbia en la prensa digital y acto seguido comento con mi mujer en el desayuno lo que ha ocurrido en la villa. Primero me entero y luego lo comento. Pero este diálogo no lo he podido hacer con otras personas. Hay una necesidad imperiosa de hablar y comentar aquello que gusta a los tertulianos. Esas reuniones a media mañana donde cada persona cuenta y habla y escucha y oye y se interrumpe es algo que nos mantiene vivos y nos sentimos miembros de un grupo.

La prensa digital local y comarcal es la que nos ha informado y ha cumplido una misión en esta etapa de encierro: el darnos a conocer lo que ocurre en el municipio y que luego nos sirve de tema para el comentario o para contar por el móvil o en whatsapp. Si os dais cuenta en este periodo las llamadas telefónicas han tenido una mayor duración. ¡¡¡Ya os pasará el cargo la telefónica!!!.

¿Cómo hubiéramos vivido en esta etapa sin internet, sin la posibilidad de comunicarnos con tanta facilidad gracias a esas pequeñas computadoras que aparentemente sólo son teléfonos móviles?. Todos hemos podido ser todavía más conscientes de nuestra sociabilidad, de que estamos hechos para vivir con otras personas.

La prensa digital sin aislarnos del mundo; nos ha acercado a los próximos al contar aquello que ha estado sucediendo en nuestro alrededor. Por ello hoy le hemos dedicado nuestro Canto épico.

Deja un comentario

    27.777
    1.837
    7.004
    553
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.