Aarón Reza, atleta del Jávea 678: “Conseguiré cruzar la línea de meta a pie con un exoesqueleto”

El Jávea 678, la prueba más dura de ultradistancia que se celebra en Xàbia en apenas 15 días ya va cogiendo forma y última los preparativos. El Triple Ironman cuenta con auténticos atletas que serán capaces de soportar las casi 60 horas de esta competición solidaria, la Non-Stop Jávea 678 Ultratriathlón, a favor de Mini Refugio Neus.

Hoy Xàbia.com habla con el atleta, Aarón Reza Lozoya, un atleta que demuestra que la vida sigue adelante y todo es posible. Aarón fue campeón nacional de atletismo en 800 metros y obtuvo podiums en los 400 metros lisos en la categoría juvenil menor, así como jugador de la Tercera División profesional de fútbol con el equipo de Leones de Chihuahua, pero en 2011 un accidente de coche por circular a 180 kilómetros/hora le dejó cuadrapléjico. “Cuando tuve mi accidente pensaba lo peor, pero conforme pasó el tiempo y tuve una actitud positiva y claro, con la ayuda de la familia y amigos me di cuenta que todo se puede lograr y quiero también tener una gran historia de vida para motivar a mucha gente”, explica Reza, que desde hace dos años volvió al mundo deportivo participando en ultradistancias compitiendo en Ultraman 515 en Fresnillo Zacatecas, en la edición de 2017 y 2018 y también en el Ironman en Cozumel 2017.

“César y Hugo, apoyo incondicional”

Su participación en el Ultramax 515 de 2018 en Zacatecas, México, le lleva a conocer al español, Hugo Lafuente, con quien participará en el Jávea 678 formando equipo junto a César Guilbert; “César y Hugo también son unos grandes guerreros y enormes personas, me siento muy afortunado de haberlos conocido pero sobre todo su apoyo incondicional hacia mí”.

Guilbert, es otra de las personas que muestran ser ejemplos de vida. En el 2015 tuvo la oportunidad de donar un riñón a una chica desconocida y a partir de ahí se quiso demostrar a él mismo que podía seguir adelante con una vida normal, por lo que a los 2 meses de la operación participó en el Triatlón Sprint de Parra, Chihuahua, a los 6 meses en el IRONMAN 70.3 Monterrey y a los 10 meses compitió en un aguas abiertas de 10 kilómetros de Cancún a Isla Mujeres.

Aarón y César se unen en 2017 en el IRONMAN 70.3 Cozumel, en el ULTRAMX 515K y en más de 20 carreras de distintas distancias 10K y 21K. Ahora, unidos y con el apoyo de Hugo, afrontan la Non-Stop Jávea 678 Ultratriathlón. “Esta prueba la afrontó con mucho entusiasmo pero también con mucho respeto, porque sé que no va a ser nada fácil, pero con el apoyo de todo mi equipo y con toda la gente que está detrás de nosotros sé que vamos a salir victoriosos de esto”, dice Aarón.

“Cruzaré la meta por mi propio pie”

Reza Lozoya añade que es consciente de que va a haber momentos “en que queramos detenernos, pero afortunadamente tenemos mucha gente que nos va a estar animando para así poder llegar a la meta y con el logro añadido de que lo haré caminando por mi propio pie, con el exoesqueleto que se me va a prestar por parte de la Fundación NIPACE, gracias a la labor de Hugo para que esto sea posible”.

Para afrontar esta prueba, en la que se realizarán un total de 678 km entre natación, bici y carrera, se necesita entrenamiento físico y mental, Aarón dedica cerca de dos horas diarias al entrenamiento, “acudo al gimnasio de deporte adaptado aquí en Chihuahua, son ejercicios de poleas, y sobre todo muchos estiramientos y movilizaciones para que el cuerpo no se atrofie, además me coloco en la mesa bipedestadora para mejorar el calcio de los huesos y el flujo de la sangre, y claro sobre todo es mucho entrenamiento mental más que el físico porque sabemos que el vivir con una discapacidad día a día no es nada fácil y se tiene que entrenar mucho en ese aspecto y sobre todo ver siempre lo positivo de las cosas”.

Nuestro protagonista de hoy, con este ejemplo de superación y demostración de que Si se quiere, se puede, lanza un mensaje a toda la gente qué cree que no se pueden hacer las cosas, “me siento muy afortunado de que la gente me vea como un ejemplo y así se pueda motivar de que las cosas siempre se pueden lograr cuando uno lo quiere. Yo, después de mi accidente, mi vida aún no ha sido fácil. Dos años después del suceso falleció mi madre por cáncer y el año pasado faltó mi padre. Han sido golpes muy duros para mí, pero tengo, no sé si sea un super poder o no sé, pero siempre le veo el lado bueno y positivo a la vida.”

Artículos Relacionados

Comentarios en "Aarón Reza, atleta del Jávea 678: “Conseguiré cruzar la línea de meta a pie con un exoesqueleto”"

*

25.195
1.525

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.    Cerrar