Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

«A ti, mi querida Xàbia» de Juan Legaz Palomares

30 de mayo de 2020 - 00:28

Estoy malhumorado, dolorido, desesperado e indignado con la prohibición de verte y visitarte a la que me ha sometido este invisible, traidor y maldito coronavirus. No hay ningún castigo que resulte agradable, todos nos rebelamos contra cualquier condena o reprimenda, pero te aseguro, mi querida Xàbia, que este veto coronavírico que me prohíbe que te pueda contemplar, sin que tú seas culpable, me mortifica y me aflige el corazón, porque añoro tu
playa… y a ti.

Añoro la Bahía y sus barcas dormidas, las luces que las vigilan cuando se escondía el sol, sí, a ti también. Es que añoro la persona que fui junto al mar, un hombre libre hecho carne, placer, vida. Añoro haber estado al lado de las cosas que amaba destrozando entre mis manos la distancia. Era tu playa parte de mí también… en ella me verás como un amor ingrato, lo sé, sentado en el mismo lugar donde sentí revivir. Renegarás de mí y me extrañarás como yo me extraño, lo sé.

Qué feliz soy allí, solo y libre, sumergido en el presente, zafándome de la nostalgia y los remordimientos, tan cerca de Dios y de mi vida, tan viva y tan próxima a la gloria, sin miedos, desnudo ya. Más me amé a mí que no a ti, a la persona seductora que era junto a ti, a la amante despiadada y dulce al mismo tiempo. Discúlpame, pero cuando te miraba me miraba a mí mismo y me regodeaba en mi reflejo, perdóname, no estoy acostumbrado a verme así.

Quise llevarme de la mano cuando nos separamos y sentirme así en mi mundo de obligaciones y rutinas, pero no supe. Naufragué pensando que te necesitaba cuando en realidad amaba esa parte de mí que dejé atrás. Añoro tu playa y vuelvo a ella cuando escucho esas letanías de una tierra que ni siquiera era la mía. Quisiera sentirme tan liviano como aquel mediodía rabioso de sol en el que te conocí para encenderme con una mirada y un solo beso. Echo de menos quien fui entre tus brazos… te echo de menos a ti.

Cada año deseo más y más volver a verte. ¿Este malévolo virus me dejará contemplarte, abrazarte y respirar la pureza de tus infinitas maravillas? Siempre me encanta decir a los amigos: “En Xàbia se curan todas las malaltías”. Se ríen, y cada año cuando volvemos a vernos me repiten con sorna la frasecita, y que yo, les recuerdo durante el curso del reconfortante baño en la cristalina, pacífica y preciosa playa de la Grava.

En este año, en este verano incierto de 2020 si logro volver a verte, te encerraré en mi corazón hasta la muerte.

Juan Legaz Palomares.

3 Comentarios
  1. Marco Ortiz dice:

    No hay mejores palabras para expresar la gratitud que uno siente cuando está en Javea/Xabia, es un lugar privilegiado, que tenemos que cuidar entre todos.

  2. MORAGUESPONS Mediterranean Houses dice:

    Gracias Juan por esas bonitas palabras hacia nuestra Jávea.


27.777
1.836
7.004
553
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.