Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

‘A propósito de Triana y su puente’, por Juan Bta. Codina Bas

08 de agosto de 2020 - 00:40

El recién inaugurado Puente de Triana tiene una historia que conviene recordar. El río Gorgos o de Xaló, decía Cavanilles, “… llegado a las llanuras orientales inmediatas al Mediterráneo corre sin freno y las inunda en sus furiosas avenidas, cubre de légamo muchos campos, de otros más altos roba la tierra vegetal, alguna vez muda de cauce, y entonces inutiliza los puentes, y corta por algunos días la comunicación, de modo que ni los ganados pueden volver a sus casas, ni los vecinos salir a cultivar sus haciendas.”

Hasta 1550 no se vieron en la necesidad de construir un puente sobre el río para pasarlo en época de barrancadas. En 1861, con anterioridad al derribo de las murallas, debido a la presencia de dos núcleos de población en la zona costera, en la desembocadura del río, en el llamado clot salat (vulgo gos salat) se construye el puente de Triana para unir los dos núcleos; en uno la población creciente de marineros y pescadores a los que se añadió la oficina del cable; en el otro núcleo el barrio administrativo y comercial crecido alrededor de las oficinas de la Aduana con los almacenes de pasa, las oficinas de la Ayudantía de Marina y los agentes consulares.

Algún marinero o piloto de marina que hiciera viajes a Sevilla, comparando el puente de Triana sobre el Guadalquivir denominó a la parte de la Aduana, Sevilla (hoy calle Sevilla) y a la parte marinera Triana (hoy calle Triana) y el puente, como en Sevilla, pasó a denominarse puente de Triana.

Esta ubicación del puente de Triana estaba al final de la actual Avda. Jaime I y situados en el centro de la Avda. tenemos a un lado la calle de Triana y al otro la de Sevilla. Y fue en 1963 cuando se desvió el río hacia el sur, ubicándose en su desembocadura actual.

Pero entre 1861 y 1963 ocurrieron muchas cosas. Al lado del puente de Triana (Hoy avda. Jaime I) había un tenyidor y un lugar para picar la rosca de pi con mazas de madera así como un pozo con agua de mar para obtener el tinte. Este trabajo se realizaba para impedir que las redes se pudrieran. En el periodo de veda las redes se lavaban con agua dulce para que se desprendiera la sal, se secaban extendiéndolas al sol y luego se recogían para volver a usar en su momento.

La red sufre mucho deterioro por el uso del salitre, los restos de pescado, cangrejos… embates de mar, arrastre sobre los suelos fangosos o rocosos… y el material de que estaba hecha era muy diverso: les treses de esparto; la corona, el caseret y la gola de cáñamo, les bandes de cotó, torsal o lino. Dos veces al año se realizaba el teñido, a veces tres: Para ello se trituraba rosca de pi (generalmente els xiquets hacían este trabajo); en una caldera hervía unas dos horas y cuando ya estaba fría pasaban ese tinte a una balsa donde tiraban la red.

Valentín Ros, me indicaba que las dos calles (de Triana y la paralela de Loreto) son las más anchas de Xàbia ya que en ellas se extendían las redes para secarse por lo que necesitaban ese espacio. Y estaban las redes junto o frente a las casas de los marineros.

En la parte de Sevilla se instaló una fábrica de hielo por el que fuera alcalde de Valencia en los primeros momentos de la guerra civil, Cano Coloma, que vio la necesidad que tenían los pescadores del hielo para el pescado y en esos años incipientes (los años 50 del pasado siglo) en que le población se iba surtiendo de neveras (de hielo) el ir y venir a la fábrica de hielo era una procesión incesante para comprar una barra de hielo, media o un cuarto de barra según el espacio que la nevera tenía para la barra. Los frigoríficos aun no existían.

Pero el puente fue envejeciendo hasta que el 3 de enero de 1942, la corporación municipal acordó prohibir el tránsito de toda clase por el puente de Triana y se ordenó levantar unos tabiques a cada entrada del puente, ya que a causa de una reciente riada hubo un desprendimiento de parte de la obra y amenazaba ruina. Un tiempo antes, entre los años 1935-36 se había construido el puente que lo sustituiría.

El 2 y 3 de octubre de 1957 se produce l’aiguà que dañó todo el cauce y el puente de Triana fue gravemente dañado y afectado.

El 6 de abril de 1961 se acordó expropiar terrenos en la partida Mezquida para llevar a efecto la desviación del río Gorgos.

En 1963 se desvió el cauce a su situación actual y en 1966 se acordó que el viejo cauce fuera secado y saneado para su integración en el entramado urbano de Duanes.

En los últimos años el puente sobre el río desviado daba muestras de deterioro y no permitía el continuo paso de la cantidad de vehículos así como de los excesos de carga cuyo pasó se había limitado. Hoy la nueva estructura, inaugurada el 7 de agosto de 2020, de un solo ojo, se yergue con el esperanza de dar la comunicación, ahora ya, a una zona más extensa de Xàbia.

Si la anterior lo fue para unir Triana con Duanes, ahora lo que quiere es salvar el cauce del río y unir esta zona con el Arenal y con toda la zona que hacia el Cap Prim y de la Nau, extiende el término de Xàbia.

Ahora a esperarle larga vida.

Juan Bautista Codina Bas

Deja un comentario

    28.004
    1.881
    7.785
    583
    Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle publicidad personalizada y recopilar datos estadísticos. Si continua navegando consideramos que acepta nuestra política de cookies.