Los Moros y Cristianos hicieron su ofrenda a Sant Jaume

Las tropas moras y cristianas tomaron las calles del municipio de Jávea para cumplir con una de su tradiciones como fue rendir homenaje con la ofrenda de flores a la hornacina de San Jaime. Una cita obligatoria que comenzó como una forma de hacer partícipe de las fiestas a todos los núcleos de la sociedad, se ha convertido en un acto que gana adeptos con el paso de los años.

Los cargos ante la hornacina de San Jaume

Las casas ubicadas en la calle San Jaime, lugar donde se encuentra la hornaciona del santo, lucirán durante la semana de fiestas una balconera, donde se muestra la imagen del patrón de las fiestas. Los cargos festeros que participaron en la ofrenda tuvieron la oportunidad de comprobar que se han acabado las dificultades que suponía ascender hasta la hornacina. La instalación de un cómodo entarimado facilitó el ascenso de las Abanderadas Mora y Cristiana y la Capitana 2015, quienes lucieron sus mejores galas.

Los cargos festeros depositaron tres centros de flores ante San Jaime mientras sonaba el pasadoble “Xàbia”, y el aplauso del resto de miembros de las filaes.

Los cargos festeros y autoridades ante Sant Jaume

El alcalde de Jávea, José Chulvi, y el concejal de Fiestas, Antonio Miragall, acompañaron a las filaes en su recorrido desde la Plaza Marina Alta pasando por Príncipe de Asturias, Foguerer y Virgen de la Merced hasta llega a la calle San Jaime.

Los vecinos entregados a la fiesta agradecieron la visita a las gran familia festera con buñuelos, mistela, refrescos y otros productos típicos.

Vecinos de la calle San Jaime

La fiesta continuará este miércoles con la batalla de arcabucería que precederá a la ofrenda que se realizará a San Jaime en la Iglesia Parroquial de la Mare de Déu de Loreto. Posteriormente cada filà realizará sus habituales y divertidas cenas.

Artículos Relacionados

Comentarios en "Los Moros y Cristianos hicieron su ofrenda a Sant Jaume"

1 Comentario

  1. Erika Reuss Galindo:

    La ofrenda de flores a San Jaime fue, como en años anteriores, muy agradable. Desde esta página quiero agradecer a los vecinos de la calle su esfuerzo al trabajar en la confección y reparto de los buñuelos y otros dulces entre los que tuvimos el placer de asistir. ¡Muchas gracias y que lo repitan muchos años más!
    Y también quisiera que, al comentarme algunas vecinas que le quieren cambiar el nombre a la calle, ¡que dejen ya de cambiar los nombres! No sirve para nada más que para hacer un gasto inútil tanto al Ayuntamiento (que pagamos todos) como a los comercios y residentes en ellas y no están los tiempos para gastos tontos.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.    Cerrar