Jávea.com | Xàbia.com
Buscador

La industria de Xàbia: la historia de la desaparecida y abandonada embotelladora de agua

25 de noviembre de 2023 - 08:22

Viendo la Xàbia actual, cuesta pensar que Xàbia era un pueblo con fábricas y negocios industriales. Hay que remontarse a la mitad del siglo pasado para conocer y recuperar de qué vivían los vecinos de Xàbia. Harinas, bebidas, lanas, carros o materiales de construcción eran algunas de las actividades fabriles que existían en la localidad. Pero de la que no se conoce prácticamente nada ni existe información es de la gran nave que acogió el embotellamiento de agua de mesa. Se trataba de Aguas Mariola.

En el etiquetaje de la botella se puede observar el escudo de Xàbia. Y es que la anunciada como ' Agua de mesa Mariola finisima de manantial' era extraída del fondo subterráneo de la partida del Cap Martí que al mismo tiempo acogía el agua del Tossalet, La Guardia y el Portitxol.

Historia

Era entre los años 70 y 80 cuando unos vecinos de Valencia, Luís Figueras y su esposa, Manolita Alcaraz, decidieron emprender su negocio de agua en este lugar de Xàbia. Construyeron un pozo a unos 30 metros de profundidad y extrajeron el agua potable y de calidad de la que la población xabiera carecía en esos años, ya que la del grifo era salada.

El negocio de la planta embotelladora de Aguas de Mariola inició su camino pero tuvo poco recorrido. A finales de los años 80, la gran sequía que padecía Xàbia llegó también a los pozos. Éstos acabaron salinizados y la embotelladora de agua terminó cerrando sus puertas.

Ahora, 40 años después, lo que fue la planta envasadora de Aguas Mariola está abandonada. En la entrada sigue apareciendo su cartel empresarial y en el interior la maquinaria. A través de sus cristales se puede observar la antigua e inactiva envasadora y las cintas transportadoras.

La nave de cerca de 600m2, y su gran parcela, de unos 3000 m2, están en venta en distintos portales inmobiliarios desde hace cerca de 10 años. Su precio actual es de 1,5 millones de euros. La finca se ubica en una zona urbanizada, en Cap Martí, rodeada de viviendas.

Los portales inmobiliarios sugieren la venta como una inversión para una vivienda o incluso un hotel con encanto, residencia o un balneario/spa ya que sigue contando con el pozo manantial de 30 metros de profundidad y 3,5 metros de diámetro.

Datos técnicos de la planta envasadora

  • Inicio obras de la planta envasadora: 1972
  • Solicitud licencia de apertura: 13 de febrero de 1973
  • Queja vecinal: el 24 de febrero de 1973 se interpone una queja vecinal, por segunda vez, oponiéndose a la apertura de esta fábrica por ruidos molestos en una zona urbanizada de carácter residencial.
  • Concesión de licencia: el 5 de marzo de 1975 el BOE publica la autorización de actividad de envasado. En agosto de 1975 se desestima la queja vecinal por parte del Ayuntamiento y se aprueba la actividad con la condición de que se insonorice el local donde esté instalada la maquinaria si el funcionamiento motiva quejas justificadas.
  • Presupuesto de inversión: La puesta en marcha de esta instalación industrial supuso algo más de dos millones de pesetas, concretamente, 2.357.000 pesetas (unos 14.000 euros actuales).
  • Ingresos: Pese a que no hemos podido confirmar los datos de la memoria, se preveía vender 1.800.000 botellas de dos litros de capacidad en el primer año siendo unos ingresos anuales de 15.300.000 pesetas. Posteriormente se comercializaba botellas de distintas capacidades.
  • Gastos: según la memoria del proyecto los gastos supondrían un coste de 14.350.000 pesetas, lo que el beneficio al final del ejercicio sería de 950.000 pesetas.

Características y funcionamiento de la empresa embotelladora 'Aguas de Mariola'

El edificio constaba de dos plantas y terraza. Allí se realizaba las labores de extracción, depuración y envasado del agua, así como el almacenaje y manipulación de materias primas y productos envasados.

El agua embotellada se obtenía de un manantial subterráneo existente a 30 metros de profundidad. Era del fondo de un pozo situado dentro del recinto de la nueva construcción, cuyas propiedades, según análisis químico hacían interesante su explotación comercial.

Proceso de extracción del agua

La elevación del agua se realizaba por medio de dos bombas sumergidas capaces de elevar 14.000 litros/hora cada una. El agua era conducida a unos depósitos de alimentación situados en la terraza por medio de dos tuberías de hierro galvanizado.

Depuración del agua

El proceso de depuración constaba de tres operaciones: cloración, filtrado y decloración, y esterilización por actinización.

Envasado

Aguas de Mariola contaba con botellas de cristal de 0,5 litros, 1 litro, 1,5 litros y 2 litros. Este proceso se iniciaba con la recepción de las botellas esterilizadas, las cuáles pasaban a una tolva de alimentación de envases situada en la segunda planta y de ahí a la máquina etiquetadora.

Posteriormente, las botellas ya etiquetadas pasaban a la planta baja a través de un conducto donde pasaban a la encapsuladora y de ahí al embalaje y por medio de una cinta transportadora al depósito de almacenamiento.

Bibliografía

13 Comentarios
  1. Erika dice:

    Los Sres. Figueras eran vecinos míos, entonces vivían en el mismo edificio y eran personas muy agradables. El agua era muy buena y lo curioso es que en un viaje que hicimos a Ibiza, en el restaurante nos sirvieron una botella de Agua de Mariola, lo que nos gustó mucho.
    Me ha gustado mucho el reportaje, me recuerda muchas cosas. ¡Cómo ha cambiado Jávea desde entonces, y no siempre para bien. Muchas gracias a su autora. Espero que siga escribiendo artículos similares.

  2. David dice:

    ¡Muchas gracias!
    Ahora puedo ver el maravilloso edificio en Google Street View, así que hoy caminaré hasta allí para verlo.

  3. David dice:

    ¿Alguien puede decirme en qué calle está?

  4. pep dice:

    Me ha encantado el artículo. No sabía de la existencia de esta bella construcción. Tiene carácter y mucho duende. Guarda además, la energia de lo que fue, lo que hace deducir, que no se ha alterado en nada lo que fue, con posteriores visitantes.
    Espero que se respete y se utilice como vivienda, respetando sus celosías, fachada y la puerta ( de lo que se ve). Podría quedar una casa preciosa y no las horteradas que se ven por ahí, a lo que llaman lujo; más bien lujo cateto…Todo de monocapa, en lugares imposibles y decorado por interioristas que no tienen ni idea y van a marcarse el pisto.
    Que lo cuiden. Sería lamentable oir que lo van a tirar.

  5. Anónim@ dice:

    Buen artículo, podrían hacer uno sobre la antigua panificadora situada al lado del colegio María Inmaculada.

  6. La gente de Bart dice:

    A ver si alguien sabe porque se llamo Mariola ( que es una sierra de Valencia ), y no Aguas de Adsubia por ejemplo. Algun interes comercial o de despiste ?

    Si, ya se que hoy lo llamarian aguas de Sorolla, pero no se trata de eso, que os veo venir…


28.803
9.411
1.030