Policlínico San Carlos nos da algunos consejos sobre cómo afrontar la vuelta al trabajo

Con la vuelta al trabajo después de las vacaciones es hora de cambiar la playa por la oficina. Esto puede conllevar una difícil adaptación a la rutina laboral y con ella el llamado síndrome post vacacional.

Los síntomas más comunes son La fatiga, poca concentración, nerviosismo y sueño, acompañados de poca motivación, decaimiento, estrés e irritación. Sabina García Gramser, psicóloga de HLA San Carlos de Dénia afirma que no todo el mundo sufre este síndrome, según Addeco solo la padecen el 30% de los trabajadores. “Tener o no síndrome post-vacacional depende mucho de la capacidad de adaptación de cada persona, y de la habilidad de proyectar hacia adelante y no quedarse enganchado en el pasado”, aclara la profesional.
Durante las vacaciones tardamos en desconectar una semana, y por consiguiente son también siete días los que normalmente se tardan en volver a adaptarnos a nuestro trabajo. “Casi todos podemos tener cierta inquietud o incomodidad la primera semana” especifica la especialista, y añade que “si el malestar va más allá de dos semanas es porque suele haber algo más. Una personas que psicológicamente está bien tiene capacidad para superar la vuelta a la rutina, y si no es así, es porque existe otro problema de fondo”.

Según la doctora, pasar unas buenas vacaciones reduce el estrés de volver al trabajo.“Es muy importante la capacidad de la persona de haber sido consciente de haber descansado y disfrutado, porque hay una mayor sensación de satisfacción y esto ayuda a asimilar el cambio” aclara la psicóloga, y añade que “si han sido unas vacaciones donde no se ha podido descansar se va a seguir teniendo la impresión de seguir estresado, tenso y triste”.

Sabina García Gramser, psicóloga de HLA San Carlos de Dénia

En cuanto al tiempo ideal para tomarse vacaciones convendría una combinación. Cogerse quince días seguidos y luego las dos semanas sobrantes repartirlas a lo largo del año, para que no se haga tan larga la espera. Aunque esto también depende del trabajo, porque “hay algunos que desgastan mucho y requieren mayor tiempo de descanso” añade la profesional de HLA San Carlos.

“Lo ideal es tomárselo con calma y llegar a casa dos o tres días antes de volver a la rutina diaria para reencontrarse con la realidad” explica Sabina, y añade que “es importante ir integrando en la primera semana espacios de ocio, vivir el presente y recordar que a pesar de que las vacaciones hayan acabado, aún tenemos tiempo libre donde poder seguir disfrutando”.

Además, durante estos días previos hay que comenzar a reincorporar los hábitos y horarios progresivamente, ir acortando el tiempo que se pasa despierto por la noche y volver a la rutina de comidas. Pero lo más importante es la filosofía de cada persona. “Si vas a volver a un trabajo que te motiva poco, donde tienes problemas con tus jefes o compañeros, o que no te gusta, tienes todas las papeletas de sufrir síndrome post-vacacional”, añade Sabina.
Si a pesar de todo, después de dos semanas los trabajadores siguen muy deprimidas, convendría ir al psicólogo para realizar una valoración más profunda de las causas de esta sintomatología. “Porque a veces, no es solo la vuelta al trabajo, sino la realidad que esos conlleva, y puede ser que este síndrome solo sea la punta de un problema más grave que no se está sabiendo gestionar bien” concluye Sabina.

Artículos Relacionados

Comentarios en "Policlínico San Carlos nos da algunos consejos sobre cómo afrontar la vuelta al trabajo"

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.    Cerrar